Alimentación

¿Que se puede llamar una buena alimentación?

En primer lugar una alimentación adecuada es la que suministra a las células de nuestro cuerpo tanto en cantidad como en calidad la nutrición necesaria.
En segundo lugar es la alimentación equilibrada cuando provee a nuestras células los alimentos nutritivos vitales en sus debidas proporciones.
Y en tercer lugar la que no exija mucho trabajo para ser digerida, asimilada y eliminada.
Nuestro cuerpo esta constituido de proteínas, las arterias, glándulas, intestino, tejidos conjuntivos, músculos, piel, huesos, cabellos, dientes, ojos, “todo” contiene proteínas y a ella debemos nuestra capacidad de auto renovación.
Las grasas y los hidratos de carbono son los que proveen la energía; las vitaminas y los minerales son esenciales para la utilización y la asimilación del alimento en la corriente nerviosa.

Al definir la mejor dieta es importante recordar que existe un régimen ideal para el adolecente, otro para el enfermo, otro para el lactante, otro para el obeso, otro para el delgado. Si su caso es particular no cambie su dieta habitual sin antes consultar con un médico especialista..

Se llama alimento a toda sustancia que:
a) nos suministre calor
b) fabrique nuestros tejidos
c) repare las pérdidas
Los elementos esenciales que nos prestan estos servicios son las proteínas, las grasas, los hidratos de carbono, las sales minerales y las vitaminas.

Proteínas: son los elementos constituyentes de todas las células, además de actuar en el metabolismo; nuestro cuerpo es incapaz de fabricar proteínas por ello debemos tomarlas de los alimentos.
Sometidas a las operaciones digestivas ellas son sintetizadas en aminoacidos, de los cuales 22 son esenciales para la vida. No todos los alimentos proteínicos son portadores de todos los aminoácidos, algunos producen unos y otros producen otros.
Antiguamente se juzgaba que la carne únicamente poseía todos los aminoacidos indispensables, siendo considerada imprescindible a la alimentación. Actualmente se sabe que la soja, una leguminosa es tanto alimento como la carne. Las castañas y el maní son otros alimentos vegetales de elevado valor proteico que sustituyen el uso de la carne.
De todos los alimentos proteínicos la harina de soja es la “reina” ya que además de la proteínas completas contiene los principales minerales y practicamente todas las vitaminas conocidas.
En nuestra alimentación diaria las proteínas no pueden faltar, si faltaran, aquellas que componen nuestros tejidos serian desviadas a las vísceras más importantes tales como el corazón que no puede detenerse. la consecuencia es el adelgazamiento rápido.
Como conclusión las personas que optan por una alimentación vegetariana no se deben olvidar de incluir en sus comidas los alimentos proteicos en sustitución de la carne.

Las Grasas: Llamadas lípidos tienen la función de suministrar energía calorífica. También sirven de vehículos a las vitaminas; pero son indispensables principalmente como combustible.
Los excesos no consumidos por el trabajo muscular son acumulados perjudicando la estética y la salud. Cuando se queman a temperatura elevada, se descomponen en ácidos muy irritantes para la mucosa estomacal, es por eso que son tóxicas e indigestas las frituras.

Sales minerales: reguladoras de la nutrición celular y de la constitución del armazón oseo, son responsables del equilibrio osmótico y ácido base de los humores, así como de la excitabilidad neuroendocrino-muscular.
16 minerales entran en la constitución y el funcionamiento del cuerpo siendo los principales, el calcio, fósforo, yodo, sodio, hierro, potasio y manganeso.

1) Calcio: forma el 2% de nuestro cuerpo, responsable del crecimiento de nuestros huesos, la fortaleza de la dentadura y la firmeza de las arterias, vitaliza el organismo entero y contrabalancea la acidez.
Una dieta no puede ser carente de calcio, ya que el calcio de los huesos y dientes sera aprovechado por el organismo. El cuerpo se desmineralizaría, provocando excitabilidad nerviosa (el azucar y el alcohol vienen perpetrando ésta nefasta desmineralización).
Para no sufrir de piorrea, caries, nerviosismo, calambres, dolores de cabeza, uñas y huesos débiles, incluya en sus comidas; leche en polvo, yogurt, queso. pasas de higo, porotos, yemas de huevo, leche aceitunas, maní, lentejas, nueces, avena, pasas de uva, semillas de sésamo, coles, brocolis, miel, castañas.

2) Hierro: fundamental en la producción de la hemoglobina de la sangre, asegura un rostro sonrosado, un calor agradable en las extremidades, memoria activa. Su falta acarrea palidez y desánimo.
El hierro transporta el oxígeno desde los pulmones hacia todos lo tejidos del cuerpo.
Los alimentos donde mas se encuentra son: yemas de huevo, guisantes secos, pelones, avena, trigo integral, maní, achicoria, pasas de uva, castañas, ciruelas secas, acelga, berro, porotos, miel y jugo de uvas.

3) Fósforo: imprescindible para una dentadura sana y huesos perfectos, participe en el formación de los mas notables elementos de la célula nerviosa. Beneficia el trabajo muscular, facilita el trabajo intelectual y ejerce un importante papel en el vigor sexual.
Las principales fuentes son: queso, leche en polvo, cacao, acelga, castañas, harina de soja, yema de huevos, maní, porotos, trigo integral, arveja seca, nueces, avenas y germen de trigo.

4) Yodo: Es indispensable para el buen funcionamiento de una de las principales glándulas endocrinas, la tiroides; por la carencia del yodo ella se agranda produciendo el bocio, obesidad, lasitud, fatiga, depresión, pereza mental, componen el cuadro de la deficiencia en tiroides.
El yodo puede ser encontrado en la cebolla, porotos, uvas, ananá, naranjas, repollo, zanahoria, pepino y lechuga; las mejores fuentes son las algas marinas.

De los otros minerales solo diremos que si hiciéramos uso de las principales hortalizas, semillas, raíces, legumbres y frutas, obtendríamos la cuota necesaria de magnesio, sílice, azufre, manganeso, flúor, cobre, etc.

Hidratos de carbonos: o carbohidratos, principios energéticos y calóricos como las grasas son necesarios para el organismo en mayor cantidad que los otros elementos.
Se presentan bajo la forma de almidones, féculas y azucares. El almidón elemento farináceo de las semillas y la fécula elemento farináceo de las raíces, no poseen las complicaciones de las grasas, constituyen combustibles ideales para el cuerpo. Las azucares naturales son de varias especies: en la uva se encuentra la glucosa, en la caña y la remolacha la sacarosa, en las frutas la levulosa, y en la leche la lactosa (única que no se encuentra en vegetales).
El azucar refinado no es conveniente para la salud por sus características de difícil aprovechamiento. El azucar negro y la melaza, menos nocivos, deberían ser las únicas fuentes de sacarosa de caña para los que no la pueden evitar totalmente.

Vitaminas: Sin la acción catalizadora de las vitaminas, no se podrían fabricar de aquello que comemos, los elementos vivos de nuestro cuerpo. De las 20 vitaminas más conocidas, 8 de ellas no pueden faltar en el hombre.

– Vitamina A: promueve el crecimiento de los niños, protege la piel, las mucosas y los ojos, es una gran aliada de la salud.
Se encuentra en los alimentos en forma activa, directamente utilizable o como caroteno (zanahoria) que con la acción de un fermento del hígado se vuelve activa.
Los adultos necesitan 4 veces mas vitamina A que los niños y los gestantes una dosis aún mayor.
Los alimentos de color amarillo o verde son las fuentes mas ricas. La vitamina A (forma activa) se encuentra en la manteca, la leche y los huevos. Las fuentes de caroteno son: Calabaza, berro, lechuga, batata, remolacha, brocolis, zanahorias, achicoria, col, espinaca, pimiento, repollo, perejil, tomate, chaucha, mango, bananas, sandía y naranjas.

– La vitamina B: la familia de vitaminas B, desempeña una función muy importante en la conservación de la salud.
La B1 actúa en el sistema nervioso, su falta puede causar estreñimiento tanto como diarreas. Sin ella los hidratos de carbono no serían asimilados. Realiza una importante acción sobre las glándulas supra renales.
En donde más se encuentra es el la cutícula (piel)de los granos de cereales. También se halla en gran cantidad en la levadura de cerveza, en el germen de trigo, en las leguminosas (porotos, lentejas, habas, garbanzos), en las frutas secas y en las oleaginosas (nueces, castañas, maní).
La vitamina B2 o Riboflavina, esencial para el crecimiento, activadora del apetito y necesaria para el funcionamiento normal de la piel, indispensable para la vista, se usa en la cura de la ceguera nocturna.
Para consumirla se puede recurrir a la levadura de cerveza, la leche, los huevos, quesos, papas, brocolis, arvejas, espinacas, y todas las frutas oleaginosas. Otros miembros de la familia de la vitamina B son la Biotina, necesaria para la salud mental y la producción de energía; Colina mantiene las funciones normales del hígado y de la vesícula.

– Vitamina C o ácido ascórbico: por su carencia los vasos sanguíneos se debilitan y no pudiendo contener a la sangre la dejan pasar a los tejidos, oscureciendo la piel, enrojeciendo los ojos y degenerando después en úlceras. Las encías sangran, la combustión del azucar se perturba, y la defensa contra las bacterias disminuye.
La vitamina C auxilia la función respiratoria y a la formación de glucógeno en el hígado, contribuye al buen funcionamiento de la supra-renal, a la conservación de cartílagos, dientes y vasos sanguíneos Es principalmente en las frutas en donde la encontramos especialmente en las cítricas, está presente en el pimiento rojo, en coles, guayabas, fresa, arverja fresca, naranja, pomelo, limón, mandarina, ciruela, kiwi, nabos, papas y miel.
La vitamina C es muy fragil ya que se altera rápidamente en contacto con el aire, un limón partido al medio pierde su vitamina C en 20 o 30 minutos aproximadamente. Preparar jugos de frutas y guardarlos en la heladera para consumirlos después es una práctica equivocada.

– Vitamina D: Es imprescindible en la formación crecimiento y conservación de los huesos.
La acción de los rayos ultravioletas del sol sobre las grasas naturales de la piel produce vitamina D.
Los habitantes de las grandes ciudades donde los rayos ultravioletas son detenidos con las impurezas de un aire contaminado son los mas propensos al raquitismo y deben recurrir a los pocos elementos en donde se encuentra, manteca, leche, quesos, grasas, yemas de huevos y castañas. El uso excesivo de jabones, despojando a la piel de sus grasas naturales, es otra causa del raquitismo.
Igualmente dañino es el exceso de vitamina D: perjudica por exceso de calcio en las arterias al corazón y los riñones. Una excesiva radiación ultravioleta, puede producir arteriosclerosis. “Precaución al tomar sol”

– La vitamina E: actúa en la reproducción combatiendo la esterilidad en ambos sexos.(germen de trigo).
– La vitamina H: beneficia la piel.
– La vitamina K: facilita la coagulación de la sangre.

Bibliografía: Autoperfección con Hatha Yoga – Hermogenes.

1 Response so far »

  1. 1

    ANGELES said,

    importante toda la informacion


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s